Quintana considera “intrascendente” y como un “pequeño episodio” soborno a Characayo




Vía Brújula Digital .-

El exministro de Evo Morales, Juan Ramón Quintana, minimizó este miércoles el soborno de 20 mil dólares que recibía el ministro de Desarrollo Rural, Edwin Characayo, frente “al millonario” tráfico de tierras en el departamento de Santa Cruz, pues consideró “intrascendente” y como un “pequeño episodio” el hecho pese a que la autoridad fue aprehendida la noche del martes en el ejercicio de sus funciones y en situación de flagrancia.

“Para mí, personalmente, es intrascendente, obviamente tiene valor que un ministro esté recibiendo 20 mil dólares. ¿Ustedes imaginan lo que significa en términos de millones de dólares el tráfico de tierras por parte de la derecha en Santa Cruz en los últimos 50 años? ¿Se imaginan lo que ha significado el tráfico de las tierras de las comunidades indígenas, la apropiación de las tierras del Estado, Branko Marinkovic, incluido una laguna?”, dijo Quintana en un vídeo de Radio Kawsachun Coca, emisora afín al Movimiento Al Socialismo y cocaleros del trópico de Cochabamba.

La recepción de los 20 mil dólares por Characayo y parte de un total de 380 mil dólares, para el exhombre fuerte de Evo Morales, es un “pequeño episodio” y que no debería merecer atención.

“Pero fíjense que lo más importante va a ser esos 20 mil dólares que está recibiendo un funcionario público y nosotros vamos estar seguramente concentrados en tratar de responder un pequeño episodio”, dijo Quintana quien durante el 2020 se ocultó en la residencia de la Embajada de México en La Paz.

Un informe del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI), una unidad de la Policía Boliviana, da cuenta cómo se debió repartir la coima. “La víctima junto con su abogado se ven presionados para realizar ese pago, y son convocados por Hiper García (director general de Desarrollo Rural) al café Alexander de El Prado paceño. El señor Hiper García habría hecho la exigencia de la suma de $us 100.000 para el ministro Edwin Characayo, y que al margen de ello tendrían que pagar una comisión de $us 80.00 para el señor Hiper García, y otro monto de $us 200.000 para funcionarios del INRA”.

Quintana dijo que la aprehensión de Characayo es el inicio de una supuesta “guerra” contra el gobierno de Luis Arce y llamó a los asambleístas del MAS a prepararse políticamente para enfrentar. “A partir de este episodio se va a desencadenar una guerra contra el Gobierno, por cinco pesos que cualquier dirigente haya cobrado para dar un cargo público. Van a empezar a denunciar que las listas azules, negras, blancas, van a denunciar la corrupción en todo lado”, sostuvo.

En 2008, Quintana fue vinculado con el traslado de 33 camiones con mercadería de contrabando hacia la frontera con Brasil, aunque la mayoría oficialista de la comisión legislativa que investigó el caso lo declaró sin culpa.

Quintana dijo que la derecha, medios de comunicación y la Iglesia utilizarán el caso Characayo para intentar "destrozar" al MAS. “Esta era la puerta por la cual la derecha, los medios, la Iglesia, van a empezar a tratar de destrozarnos”, dijo.

Además, el exministro de Evo Morales consideró que el “fondo de esto no va a ser el ministro (Characayo) o los 20 mil dólares, el fondo de esto es que (dirán que) los masistas son corruptos y se usará (el hecho) para generalizar el fenómeno de la corrupción”.

Poco antes de la renuncia de Evo Morales, en noviembre de 2019, Quintana previó un escenario que iba a generar la confrontación comparable con supuestos métodos de desestabilización de Estados Unidos. “Bolivia se va a convertir en un gran campo de batalla, un Vietnam moderno porque aquí las organizaciones sociales han encontrado un horizonte para reafirmar su autonomía, soberanía, identidad”, dijo entonces Quintana