En el Ministerio de Planificación renuncian dos viceministros y la jefa de auditoría por presunta “gestión deficiente”




Vía Brújula Digital .-

Los viceministros de Planificación y Coordinación, Diego Pacheco Balanza, y de Inversión Pública y Financiamiento Externo, Harley Rodríguez Téllez, además de la jefa de Auditoría, Lourdes Vargas Maidana, renunciaron en la víspera a sus cargos en protesta contra la supuesta “gestión deficiente” de la ministra de Planificación del Desarrollo, Felima Mendoza, que en más de cinco meses no terminó de completar su equipo de trabajo.



“Hermano presidente (Luis Arce), por la presente, a tiempo de agradecer la confianza depositada a mi persona para sumir el cargo de Viceministro de Planificación y Coordinación del Ministerio de Planificación del Desarrollo del Estado Plurinacional de Bolivia, hago llegar a usted mi renuncia irrevocable al mencionado cargo por motivos de orden estrictamente personal”, señala parte del documento firmado por Pacheco.

Brújula Digital tuvo acceso a una carta de Lourdes Vargas que dimitió a su cargo el lunes. “Por este medio tengo a bien presentar a su autoridad mi renuncia irrevocable al cargo de jefe de Auditoría que vengo ejerciendo en la unidad de Auditoría Interna bajo su dependencia”, señala la misiva dirigida a Mendoza y recibida el lunes por ese despacho.

Añade que “es oportuno en este momento agradecerle y esperando haber logrado lo que con empeño ha sido siempre mi meta, apoyar y bridar un buen servicio al Ministerio de Planificación del Desarrollo durante el tiempo de permanencia”.


Brújula Digital confirmó este martes que las tres autoridades renunciaron a sus cargos y en el Ministerio de Planificación del Desarrollo se informó que los exviceministros dimitieron hace un par de semanas y Vargas este lunes.

La renuncia de Pacheco, Rodríguez y Vargas se conoce después que en redes sociales se publicara un comunicado atribuido a los servidores y exservidores públicos del Ministerio de Planificación del Desarrollo en el que acusan a la ministra Mendoza de presuntos “excesos” y de una supuesta “gestión deficiente” entre noviembre 2020 y abril 2021.

“Con el fin de precautelar el proceso de cambio y evitar todo los errores que se dieron en el pasado nos cumple informar a sus dignas autoridades, los excesos y gestión deficiente de la hermana Felima Gabriela Mendoza, actual ministra de Planificación del Desarrollo”, señala una carta publicada en redes sociales, de los trabajadores de Planificación dirigida al presidente Luis Arce y vicepresidente David Choquehuanca.

El documento, publicado por el periodista Jhon Arandia, señala que la ministra Mendoza desconoce “los procesos administrativos y subestima las funciones y atribuciones del Ministerio de Planificación del Desarrollo” y “tarda meses para firmar documentación importante para la planificación y ejecución de la inversión pública, promoviendo retrasos en la ejecución de la inversión pública de otras carteras del Estado”.

El texto también señala que en casi cinco meses de gestión no se completaron cargos de importancia. “No se cuenta con el tan necesario plan de desarrollo económico que es vital para reencaminar el proceso productivo en nuestro país y el direccionamiento estratégico de las acciones de todo nuestro aparato público, mismo que no se ha generado”.

Además, denuncia que la ministra Mendoza no concede audiencia a organizaciones sociales ni autoridades subnacionales. “Los movimientos sociales, senadores, diputados, alcaldes y otras autoridades, no obstante a las varias solicitudes de audiencia, no son atendidos por la soberbia de esta autoridad, mostrando que desconoce el trabajo de planificación de inversión y financiamiento externo, mismo que se requiere una amplia participación de los sectores y de nuestra sociedad en su conjunto”.


Entre otros, la carta pública denuncia “maltrato continuo e innecesario a autoridades al interior del Ministerio y resto de los servidores públicos, en su mayoría son compañeros del proceso que llega a la situación de ofensa, discriminación y por poco maltrato físico, abusando de su autoridad y recordando continuamente que por su cercanía con el presidente (Luis Arce) nadie puede contradecirla”.