El contrabando reduce un 40% las ventas de empresas formales

 


La Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) hizo un llamado a las autoridades nacionales para combatir la informalidad y el comercio ilegal que impacta negativamente en la economía nacional, frenando la iniciativa privada y la generación de empleos seguros.

“Bolivia pierde aproximadamente 2.300 millones de dólares anualmente a raíz del contrabando. Este efecto repercute en toda la cadena productiva, ocasionando que las empresas presenten una caída en sus ventas de entre 30 y 40 por ciento, lo que pone en peligro cientos de empleos y la estabilidad en las operaciones de la industria nacional”, señaló Fernando Hurtado, presidente de Cainco.

Hurtado destacó, que para impulsar la reactivación económica, social y productiva de Bolivia, es necesario que el Estado establezca medidas que favorezcan la formalización empresarial, ya que son las empresas en todos sus tamaños y rubros las que generan la mayor cantidad de empleos, creando estabilidad y bienestar para las familias bolivianas, según información publicada por Los Tiempos.

El contrabando frena la reactivación económica, puesto que, al considerar únicamente ocho categorías (carne, arroz, harina de trigo, fideo, azúcar, aceite, bebidas no alcohólicas y cerveza), se estima un valor aproximado de 400 millones en contrabando, equivalente a 1 por ciento del PIB aproximadamente, dijo el ejecutivo.

Indicó, además, que el comercio ilegal disminuye las ventas de las empresas formales. Un 40 por ciento en el rubro lácteo y 30 por ciento en el caso de la molinería.

El contrabando reduce un 40% las ventas de empresas formales

 


La Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz (Cainco) hizo un llamado a las autoridades nacionales para combatir la informalidad y el comercio ilegal que impacta negativamente en la economía nacional, frenando la iniciativa privada y la generación de empleos seguros.

“Bolivia pierde aproximadamente 2.300 millones de dólares anualmente a raíz del contrabando. Este efecto repercute en toda la cadena productiva, ocasionando que las empresas presenten una caída en sus ventas de entre 30 y 40 por ciento, lo que pone en peligro cientos de empleos y la estabilidad en las operaciones de la industria nacional”, señaló Fernando Hurtado, presidente de Cainco.

Hurtado destacó, que para impulsar la reactivación económica, social y productiva de Bolivia, es necesario que el Estado establezca medidas que favorezcan la formalización empresarial, ya que son las empresas en todos sus tamaños y rubros las que generan la mayor cantidad de empleos, creando estabilidad y bienestar para las familias bolivianas, según información publicada por Los Tiempos.

El contrabando frena la reactivación económica, puesto que, al considerar únicamente ocho categorías (carne, arroz, harina de trigo, fideo, azúcar, aceite, bebidas no alcohólicas y cerveza), se estima un valor aproximado de 400 millones en contrabando, equivalente a 1 por ciento del PIB aproximadamente, dijo el ejecutivo.

Indicó, además, que el comercio ilegal disminuye las ventas de las empresas formales. Un 40 por ciento en el rubro lácteo y 30 por ciento en el caso de la molinería.