Retiro a personal calificado de BoA una pérdida millonaria para el Estado






El despido de pilotos y personal especializado de la aerolínea estatal Boliviana de Aviación (BoA) representa una millonaria pérdida económica para el Estado, que invirtió durante varios años en la capacitación sus funcionarios. Según especialistas consultados por Los Tiempos, los cursos para pilotos tienen costos de 50 mil a 300 mil dólares.

El Sindicato de Pilotos de BoA publicó una carta dirigida al gerente de la aerolínea, Ronald Casso, en la que demanda estabilidad laboral y respeto por el fuero sindical ante acontecimientos de intimidación y acoso laboral consumados en memorandos de retiro forzoso.

En el documento, el sindicato pregunta la razón para arremeter contra los recursos humanos calificados que “tan costosamente han sido formados”. Menciona que el acoso laboral incide en el conjunto de tripulantes y crea una situación de incertidumbre en los trabajadores que tienen la responsabilidad de operar aeronaves que transportan a pasajeros.

Al respecto, el presidente de la Asociación Nacional de Pilotos Civiles de Bolivia, Francisco Arias, afirmó al diario de Cochabamba que el retiro de pilotos y personal especializado de BoA es un gravísimo error que puede llevar a la quiera a la aerolínea.

Estimó que la inversión destinada a la formación de cada piloto, “de los antiguos”, es superior a los 100 mil dólares, de modo que es un grave error prescindir de sus servicios por aparentes cuestiones políticas.

“Cada capacitación de traslado de un modelo de avión a otro está por arriba de los 50 mil dólares. Entonces es un elevado gasto de plata la mantención de un piloto que se está habilitando en diferentes tipos de aviones”, dijo.

Por su parte, el abogado y especialista en aeronáutica Omar Durán aseguró a Los Tiempos que una de las inversiones más fuertes que realiza el Estado es la capacitación al personal vinculado a la aeronáutica, algo que ocurre no solamente en BoA sino también en la Fuerza Aérea Boliviana.

“En un curso solamente de pilotos, a veces se llega a invertir más de 200 mil a 300 mil dólares, dependiendo de cuál sea el curso y el país adonde vaya (el piloto). ¿Y eso quién lo paga? Lo paga el Estado”, dijo.

Durán explicó que la capacitación no solamente está dirigida a pilotos, sino también a técnicos e ingenieros de vuelos. A modo de ejemplo, citó que instituciones estatales como la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) y la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana) destinan más del 50 por ciento de su presupuesto al pago de sueldos y salarios y que al margen de ello tienen una planilla especial destinada a la capacitación del personal.

BoA atenderá la demanda


Desde la unidad de comunicación de Boliviana de Aviación (BoA) se informó que se dará una respuesta a la demanda de estabilidad laboral y pedidos de anulación de memorandos de retiro forzoso que hizo el sindicato de trabajadores de la aerolínea.

Los Tiempos buscó la postura de BoA en relación a las aseveraciones expresadas por el sindicato; sin embargo, se informó que, al tratarse de una carta privada, la respuesta a los trabajadores también será privada.

Este medio consultó si se tiene previsto el despido de pilotos y personal especializado, pero, hasta el cierre de esta edición, no hubo respuesta.