CNC advierte efectos negativos para el sistema financiero por la devolución de aportes a las AFP


La Cámara Nacional de Comercio (CNC – Bolivia) advirtió este jueves que el nuevo proyecto ley de devolución de aportes a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) del 15% puede “desestabilizar” el Sistema Integral de Pensiones (SIP) y el Sistema Financiero en el país.

“Va a ser muy importante conocer de parte del Órgano Ejecutivo, si se ha realizado algún estudio actuarial, que respalde y garantice la factibilidad de esta devolución de aportes y ésta no afecte la sostenibilidad de la seguridad social de largo plazo y consecuentemente las pensiones para la jubilación actual y futura”, manifestó el presidente de la CNC, Rolando Kempff.

La preocupación del sector se concentra en que los citados sistemas funcionan “como un conjunto de elementos relacionados entre sí”, por lo cual se debe mantener su equilibrio.

“El SIP debe garantizar a todos los bolivianos, el acceso a la seguridad social de largo plazo mediante una jubilación digna. Por tal motivo nuestra preocupación se debe a que una posible devolución, sea parcial o total, de los aportes podría desestabilizar el SIP y alcanzar con sus efectos al Sistema Financiero del país”, argumento el empresario. 

Recordó que el total de aportes en el Sistema Integral de Pensiones suma alrededor de 20 mil millones de dólares, de los cuales más del 98% están invertidos en diferentes instrumentos financieros como depósitos a plazo fijo en entidades del sistema financiero boliviano, bonos, etc., por lo que únicamente un poco más del 1% correspondería a recursos de alta liquidez, siendo éstos insuficientes para cubrir con la devolución de aportes que plantea el Gobierno.

“No menos importante es considerar que esos recursos gestionados por las administradoras de fondos de pensión han sido invertidos en entidades del sistema financiero boliviano, y estos han permitido acomodar créditos al público bajo características muy adecuadas, como bajas tasas de interés y amplios plazos de financiamiento, por lo que un posible retiro de esos recursos, sumado a la reciente medida de diferimiento y periodo de gracia, podrían comprometer la liquidez del sistema”, evaluó Kempff.

Añadió que, los niveles de inversión y empleo podrían verse comprometidos, puesto que las AFP también financian al sector productivo del país a través de inversiones en bonos bursátiles de las empresas.

Actualmente, el SIP está compuesto aproximadamente por un poco más de 2.4 millones de personas que aportan, el 54% a la AFP Previsión y 46% a la AFP Futuro, de los cuales el 62% son hombres y 38% mujeres.

Haciendo un análisis de los últimos 10 años, se puede verificar que el porcentaje anual de crecimiento de aportantes ha ido disminuyendo de forma preocupante, los últimos 4 años pasados la tasa promedio de crecimiento estuvo alrededor del 4%; siendo que los pasados 6 anteriores a ese periodo la tasa promedio de crecimiento estuvo por encima del 7%. Con la posible aplicación de la medida propuesta, éste indicador para los años futuros podría ser mucho más desalentador y debilitaría el SIP, indicó el líder empresarial. 

“Ante este delicado escenario, como sector empresarial, ratificamos nuestra plena disposición a trabajar en articulación público – privada en bien de todos los bolivianos, para generar medidas integrales que coadyuven la efectiva reactivación económica y del empleo, y siempre con la visión de lograr mayor desarrollo económico y social de nuestro país”, reiteró el presidente de la CNC, Rolando Kempff.