La luna Europa podría brillar en su cara nocturna

En el concurso de astros que podrían albergar vida en Sistema Solar –aparte de la Tierra–, Europa, uno de los 79 satélites conocidos de Júpiter, va sumando puntos como candidato. Esta luna contiene potencialmente un océano de agua líquida y salada, condición esencial para albergar vida, debajo de su superficie helada. Y es en una simulación de una parte de esta superficie cuando unos investigadores del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y del Instituto de Tecnología de California (NASA/JPL-Caltech) se han topado con un nuevo descubrimiento: este hielo emite un brillo de color verdoso.

Este hallazgo en entorno de laboratorio, publicado en el último número de Nature Astronomy, podría confirmarse con observaciones directas de la superficie de Europa. La misión Europa Clipper de la NASA, que estudiará el potencial de habitabilidad de este satélite y cuyo lanzamiento está previsto no antes de 2023, podrá realizar vuelos y observaciones a baja altitud de la superficie de Europa. De confirmarse esta luminiscencia, podría mapearse y determinar la composición química de la superficie.

Murthy Gudipate, autor principal de este trabajo, detalla que este hallazgo no estaba previsto en los objetivos iniciales de la investigación: “Cuando lo observamos, cambiamos toda nuestra investigación para incluir estudios espectroscópicos sistemáticos de este brillo de la superficie”

El doctor Murthy Gudipati, científico del JPL y autor principal de este trabajo, detalla a SINC que este hallazgo no estaba previsto en los objetivos iniciales de la investigación: “Estábamos examinando la superficie helada de Europa en entornos de laboratorio similares a la radiación electromagnética que produce Júpiter en la cara nocturna de esta luna. Cuando observamos con cámaras remotas que este hielo tenía brillo, cambiamos toda nuestra investigación para incluir estudios espectroscópicos sistemáticos de este brillo de la superficie”. Gudipati defiende la importancia de este descubrimiento, destacando que ningún otro astro del Sistema Solar –aparte de la Tierra– muestra un brillo en su cara oscura.

Este brillo de color verdoso se produce por un proceso llamado luminiscencia electroestimulada, y la intensidad de esta emisión podría ayudar a comprender la composición química de la superficie de Europa, explica el investigador principal. La misión Galileo y observaciones infrarrojas del satélite desde la Tierra han permitido conocer datos sobre las sales de sulfato y cloruro, ácido sulfúrico y hielo presentes en esta luna; condiciones que pueden ser replicadas en nuestro planeta. Estas simulaciones de laboratorio podrían completarse con la información que ofrecería un “corresponsal” como la misión Europa Clipper en esta luna.

Ganímede también podría brillar, Io podría beneficiarse

Gudipati considera que este fenómeno de luminiscencia podría estar ocurriendo de manera similar en Ganímede, el satélite más grande de Júpiter y que también está expuesto a grandes dosis de radiación, “aunque de manera mucho más débil que en Europa debido a que este satélite se encuentra mucho más lejos del planeta”.

En el caso de Io, plantea que es difícil predecir un brillo “porque no se ha detectado mucho hielo en su superficie, que parece estar compuesta de materiales salados y de azufre”, aunque los hallazgos en Europa podrían ser relevantes en aquellos satélites expuestos a entornos de gran radiación joviana.

Referencia

Gudipati, M.S., Henderson, B.L. & Bateman, F.B. "Laboratory predictions for the night-side surface ice glow of Europa". Nature Astronomy (2020).